Columna: SOS CAOS!!

0
148

¡Hola!

Les cuento que estoy atravesando un momento de mi vida en que todo parece confuso. Me hago la idea de que es un período acotado, con principio y fin, y tengo la fe puesta en que llegará la calma y estaré mejor de lo que estoy.

Me animo a escribir esto, porque creo no ser la única persona en atravesar por un momento caótico en la vida. Pienso que quizás si cuento lo que me pasa, otros de ustedes se animarán a hablar, a reflexionar o en última instancia a no hacerse los tontos con lo que les pasa. Con esto me refiero a ponerle nombre a lo que sienten.

Yo en este momento siento que el Caos se ha tomado mi vida y me empuja a un lugar desconocido. Literalmente me siento como Doroty dando vueltas en el remolino de la película “El mago de Oz”.

El caos se instala como un resfrío. Llega de improviso, a veces por un mal rato, una sorpresa, una discusión. Y una vez que llega, se siente en todas partes, o casi todas.

Yo lo sentí. Lo sentí en mi cabeza, mi garganta, mis ojos, mis tiritones corporales y mis elevadas pulsaciones.

También lo ví. Lo ví en algunas partes de mi vida, en algunos roles que estaba realizando a contrapelo, desanimada, alerta. Lo ví en la vida misma, en las calles, en el país, incluso lo percibí fuera de este. De un momento a otro, el caos se tomó mi vida y ya no le pude prestar resistencia.

Decidí saludarlo, aceptarlo y dar vueltas por un rato. Se podría decir que me puse los zapatos de Doroty y decidí estar en este mundo que de pronto se mira distinto, la fantasía se mezcla con realidad. Las cosas no son lo que parecían, las personas también se ven distintas, y entonces decido que tengo la oportunidad de descubrir qué es lo distinto, por qué ahora lo percibo diferente, para qué.

Que me ha mostrado el CAOS hasta ahora?

Uno, que no soy infalible.

Dos, que me siento agotada pero más viva que nunca.

Tres, que veo todo lo que soy y tengo en la vida y pese a tener una pena instalada en este momento, soy conciente de la gratitud que tengo por todo, lo bueno y lo malo.

Cuatro, que estos aprendizajes que hoy llegaron, son un regalo, pese a lo doloroso que se sienten.

Quinto, que el caos se percibe como una energía en movimiento, que crece y luego se achica; por momentos se siente tan grande que yo me veo ínfima dentro de ese mar energético, pero luego parece una punto, lo veo pero no me molesta, no hace daño.

Y luego?

Creo que pasará. Pienso en los ritmos de la vida y en sus ciclos. Si no me equivoco, el ritmo posterior al Caos es el Lírico. El de dejarse llevar, el de fluir con la vida. Y pienso que para allá voy, camino al Fluir.

Quizás en poco tiempo voy a poder decir “Adiós al Caos, me hiciste sentir muy viva…..”; “Bienvenida Fluidez, ahora estoy preparada para recibirte”.

——————

Por Konstanze Straub

Soy una mujer inquieta, amante de la vida y de mi familia. Estoy casada hace más de una década y tengo tres hijos, los cuales he tenido el placer de criar y ver crecer en la ciudad de Puerto Varas. Me gusta pensar que los cambios en el mundo se producen desde nuestro pequeño entorno hacia fuera, que si yo me siento y actúo como motor de cambio, y otros más hacen lo suyo, iremos transformando la coherencia actual que existe en el mundo, hacia un lugar mejor para ser y habitar en este planeta.

 

Comentarios

Dejar respuesta