Andrea Hoffman: «Los chilenos somos infieles por naturaleza»

Alejada nuevamente de la televisión, la conductora radial que cada tarde pone en el tapete los controvertidos temas de pareja en “La Comunidad Sin Anillo” de Radio Concierto, asume su despido de “Mujeres Primero” de La Red. Con tranquilidad, pero con interrogantes, descarta completamente trabajar en farándula, profesa su amor por la radio y asegura que el hombre chileno es y será infiel por siempre.

Tú tienes una frase “Siempre he querido ser un aporte y no figurar” ¿Cómo puedes lograr esto siendo que al estar en televisión es necesario figurar para llamar la atención?

Cuando uno va a hablar y quiere llenar un espacio por figurar queda en el reino de nadie, de la nada, ‘habló pero no dijo nada’. Entonces prefiero esperar, hablar y decir algo cuando uno sabe el objetivo que quiere cumplir en ese minuto, las cosas cobran sentido y es lo que a mí me ha pasado siempre. Decir algo por decir, mejor no decir nada.

Hace poco estabas en Red TV, en Mujeres Primero, según tus declaraciones “tuvieron que prescindir de tus servicios” por reformular el contenido del programa y que fuese menos femenino. ¿Por qué ya no podías estar, siendo que tienes experiencia en televisión y sabes de lo que hablas?

No voy analizar el por qué se me sacó del programa, porque no lo tengo muy claro, básicamente porque llegó una nueva gerente de programación: Natalia Freire. Ella venía del SQP, con un target o historial muy de farándula y yo nunca estuve de acuerdo con integrar farándula a Mujeres Primero. Habíamos llegado en un minuto a generar un buen programa -encontraba- y bastante completo, donde se le dejaba la última parte a una profesional experta en farándula, que es la Ale Valle, entonces después de esto que llevábamos dos semanas repuntando, se decide cambiar el formato, por qué? no lo sé. Creo que básicamente están preocupados por los números, por el rating y los números no nos acompañaban al nivel que ellos querían, que eran 4 puntos y nosotras estábamos siempre en 2 y 3.

Tengo entendido que cierta discusión acerca del movimiento estudiantil, (con Mónica Esquivel, pareja del director del programa) influyó. ¿Crees que a veces los vínculos dentro de la televisión, hacen que el peso de ciertas personas intervenga más en la toma de decisiones?

Puede ser y lo lamento harto. Pero lo lamento más por Mónica Esquivel. Es mucho más duro que para mí y ahí le voy a prestar ropa todo el rato.

¿No influyó? Ustedes tuvieron un desencuentro de opinión y tal vez eso gatilló tu despido.

En este caso, con Mónica Esquivel, no creo. Ella es de prensa y era mucho más difícil sacarla por un tema de contrato y no porque esté emparejada con el director. O sea, el tema de la pelea creo que no generó ningún tipo de problema, sino al revés, subió el rating y mientras haya rating, no hay problema. Creo que fue súper bueno que hayamos peleado, que nos hayamos enfrentado en pantalla, porque la gente toma el peso de lo que son estos movimientos estudiantiles y el peso que le toma la gente en pantalla. Uno se puede identificar con distintas cosas, a mí en Ttwitter me destruyeron muchas mujeres, “qué cómo es posible que estuviera apoyando la huelga de hambre”, “estás apoyando la anorexia”. La gente escucha, lo que quiere escuchar y me parece súper bueno, porque eso es lo que falta, discusión en nuestro país.

LA RADIO

Te escuchamos día a día en “La Comunidad Sin Anillo” de Radio Concierto. Junto a Patricio Bäuerle tocan diferentes temas que se consideran difíciles ¿Esa naturalidad para abordarlos es parte de lo que tiene que ser para que la gente hable contigo o tenga acceso al programa?

Ahí está la clave. Con el Pato tenemos un código porque efectivamente hay temas que son delicados, que tienen que ver con la intimidad, con la sexualidad, con palabras que pueden sonar un poco fuertes, pero el código que hemos generado en la Comunidad Sin Anillo, en complicidad con el Pato, nos ha permitido tocar todo tipo de temas en forma mucho más lúdica y más amable. Por ejemplo, cuando hablamos de una relación sexual, hablamos de la “custión” y cuando hablamos de la “custion” la gente sabe que es. O cuando nos referimos al “hombre taladro”, es el hombre que está ahí esforzándose por generar placer. También la gente sabe que el hombre está taladrando. Entonces es una forma más lúdica, amable y no choca.

¿Y alguna vez te ha pasado que la misma gente en la calle o radio-escuchas te digan cómo tratan estos temas?

Nos han llamado auditores, en la calle nunca. Yo creo que nadie se acerca en la calle para decirte que lo haces mal. La gente que se acerca es para decirte me encanta el programa o me rio mucho. Es muy raro que un chileno, que tiene doble estándar, se acerque para decirte “me carga tu programa”. Nos han llamado auditores que nos dicen cómo es posible que digan estás cosas y los sacamos al aire, porque es importante escuchar la otra opinión, que es gente finalmente mayor que tiene otro código y finalmente, con la amabilidad, los terminamos convenciendo que esto es muy entretenido.

Alguna historia, anécdota en particular que rescates del programa.

Está es muy buena… Una vez pensamos que nadie nos iba a llamar, no dábamos ni un peso por la propuesta y el Pato dice “vamos a regalar un CD doble, porque nos llamen para fingir un orgasmo”. Era verano, entonces la gente está más relajada, llamaron primero tres hombres para fingir un orgasmo al aire, Pato tuvo que salir del cubículo, del estudio, porque no podíamos creer lo que estaba pasando, le daba mucha vergüenza a él y yo dije, cómo es posible que llamen hombres y no llamen mujeres. Después llamaron como tres mujeres más y regalamos todos los discos que teníamos que regalar.

¿Qué te dice eso de la gente que te sigue?

Eso me da mucha alegría, creo que la gente agradece la espontaneidad, las ganas de verdad de entretener, la honestidad, las brutalidades que uno hace a veces porque se identifican contigo, si en el fondo uno trata de reflejar la vida diaria. Tengo la ventaja de haber hecho puros programas amables, no estoy involucrada en farándula y no destaco por cosas que puedan incomodar al resto, porque no me interesa. Me han ofrecido trabajar en farándula y dije que no. Me ofrecieron trabajar en Intrusos.

Pero puedes hablar del lado amable de la farándula.

De hecho, ese era mi rol en Mujeres Primero. Cuando planteaban temas de infidelidad, trataba de bajarlo, porque a la gente le gusta esto porque se siente identificada, ¡a quien no le han sido infiel! Uno ha sido infiel, le han sido infiel en general, entonces yo le bajaba el tono y ahí podía generar un tema de conversación que para mí era más interesante, por algo digo y hago lo que hago.

Ahora que te alejas nuevamente de televisión ¿Sólo seguirás en el programa de radio?

Soy incansable y tal vez en el cable puede que funcione algo. Estoy pensando, preparando un proyecto pero apenas lo tenga más concreto lo voy a presentar, porque creo que es súper justo y necesario que tengamos un espacio las mujeres. Creo que las mujeres de 40 tenemos mucho que decir. Yo soy lo que he vivido, lo que me ha tocado vivir y me declaro súper feliz y evolucionada en muchos aspectos, porque no dejé que el dialogo de las generaciones anteriores me afectara. No creo en la mujer víctima y creo que es necesario que una mujer adulta esté en pantalla. Somos pocas.

Por: Cindy Muñoz León

Comentarios