Entrevista a la mujer de mil roles

0
73

Por Angélica Yañez  

Gabriela García es ingeniero comercial, tiene 34 años, es de pelo rubio y crespo, ama caminar, leer, bailar y compartir con su familia. Se define como una mujer independiente, “soy mamá, hija, hermana y amiga. Me gusta la vida social, y también estar sola. No soy muy buena para los deportes, pero sí me gusta estar al aire libre. Mi lugar favorito es la playa”.

Dice ser mal genio y muy autocritica, pero al mismo tiempo reconoce que es generosa, buena amiga, y que lo mejor que hace en la vida es ser mamá.

Hace algunos meses su vida dio un vuelco y sintió curiosidad, tenía una búsqueda pendiente. De esa inquietud nace el interés por el Tarot. “Sentía la necesidad de ser mejor y superarme en la vida, y en esa búsqueda he visitado psicólogos, siquiatras, acupunturistas, terapeutas florales, terapeutas de cuanta disciplina haya…todo con el fin de conocerme y aprender. Dentro de esa búsqueda me “topé” con la numerología. Encontré un libro y me encantó, luego leí algo más y compré un libro de Tarot”.

“Un fin de semana que me animé fui a esta clase de tarot que había visto en Internet…con mi primera profe: Lalita, del Centro Amarte Sana (https://www.facebook.com/amartesana). Fue maravilloso. Sentí que las cartas “me hablaban”. Aprendí algo de la vaga y diversa historia que hay respecto de donde surge el Tarot, y estudié los llamados “Arcanos Mayores”.

Practiqué con familia y amigas y descubrí que efectivamente las cartas proyectan las energías de quien está consultando, clarifican las situaciones, nos interpretan.

Compré un par de libros más y empecé a “devorármelos”, pero decidí que quería hacer clases nuevamente. Me gusta aprender, los libros siempre están para consultarlos, pero la ganancia de estudiar con otras personas es aún mayor.

Luego conocí a mi profe actual: Verónica Aros (http://www.veronicaaros.com) y no he podido dejar el Tarot! Ahora, de hecho, comencé a estudiar Ancestrología”.

Su vida y el Tarot

De sonrisa genuina y tez clara, esta joven de múltiples roles cuenta que las cartas son todo un mundo. Para ella ha sido un proceso personal de conocimiento y crecimiento profundo. “Cada carta al estudiarla, describe diferentes ámbitos y arquetipos o “moldes” de las personas, nos da a conocer diversas características del ser humano, de la humanidad, y todos tenemos un poco de cada uno de ellos. Cada una es un mundo en sí mismo.

El Tarot tiene influencias de cuantas culturas y religiones se te puedan ocurrir, entonces desde ahí se me abrió otro camino: más aprendizaje del ser humano. Quizás decir aprendizaje es muy pretencioso, es más apropiado decir que me hice consciente de la existencia de todas estas culturas e historias.

El Tarot es un aprendizaje constante. Se aprende todos los días algo nuevo. Me encantaría dedicarle más tiempo aún, pero hago lo que puedo sin volverme loca de ansiedad por aprender más. Mi autocrítica y autoexigencia “me dice” que debo ser la mejor, mi hobby me “dice” que disfrute el proceso de aprendizaje.

Cuando le preguntamos si las cartas predicen el futuro, aseguró que NO.  Que lo único que tenemos asegurado es el presente. “No tengo conocimientos ni creencias para afirmarte si el futuro existe o no. Para mí, es una idea, es un concepto, es un sueño una construcción diaria y un descubrimiento en cada minuto. Cada vez que uno conversa con alguien, toma una decisión se va construyendo el futuro, que ya es el presente. Es pasado, presente, futuro todo en uno. Extraño.”

Finalmente agrega que “el Tarot mostrará sobre la mesa las cartas que de una manera consciente o inconsciente elegiste y que son las cartas que te describen en relación a la pregunta que haces. Una vez que yo te entrego esa información, la construcción de tu futuro ya cambió. Ya tienes información que antes no tenías, tuviste una conversa que antes no habías tenido, por lo tanto, con solo tener esa información, tu futuro ya cambió. Claramente hay tendencias, de cómo afrontas las situaciones, de cómo te afectan las cosas, y también descripciones de cómo eres, pero el futuro propiamente tal no se ve”.

Si alguna de ustedes quiere consultar a Gabriela, pueden escribir al siguiente correo: [email protected]

$15.000 la consulta, que dura una hora y media.

Comentarios

Dejar respuesta