La fuerza para emprender tras un emprendimiento

Por Equipo Mujer Actual

A inicio de 2015, la “Nacha” como la conocen sus amigos, tuvo que cerrar su sueño, un emprendimiento llamado “Casona Triciclo”. El espacio aunaba cultura, hospedaje, cafetería y encuentro para la comunidad Puerto Varina.

  • A menos de un año, Ignacia demuestra que tiene pilas para rato. En un nuevo escenario, con más experiencia y nuevas alianzas, se abre camino para generar un nuevo espacio de encuentro para el territorio.

“Emprender, aprender y generar comunidad” es el nuevo lema de Ignacia Buono-Cuore, emprendedora y madre de dos niños, multifacético personaje con una energía que vale por 10, la que está poniendo con todo en el nuevo proyecto: Casa Appel, el primer espacio de Coworking en Puerto Varas.

Entre reuniones y mil tareas de gestión, “la Nacha” como la conocen sus amigos, nos da un espacio para contarnos de su nuevo proyecto.

¿Cómo nace Casa Apel y con qué objetivo?

I: En verano de este año llegué a conocer la casa Apel y me enamoré de ella. Debilidad patrimonial. Inmediatamente comencé a pensar que se podía hacer en ella, y como respetar su estructura original, dado que no ha sido declarada patrimonio, pero eso no impide que lo sea!

Buscando ideas de negocio que fueran respetuosas con la Casa Apel, me encontré con que la historia de la casa era muy potente. Esa casa fue construida para ser el primer Colegio Alemán de Puerto Varas, y además desde hace 100 años que tenía un huerto productivo, que abastecía a las hermanas Apel, originales dueñas de la casa, e incluso a vecinos y gente que venía a comprarles verduras.

Pasamos por varias ideas; centro de eventos, hotel boutique, oficinas relacionadas a los eventos, construir otro gran salón afuera para 200 personas, etc.… Finalmente, buscando foco, decidimos que íbamos a ser el primer Coworking de Puerto Varas. De esta forma respetamos la casa como patrimonio arquitectónico y cultural, seguirá siendo una casa en donde se aprende y con un huerto productivo agroecológico que servirá para alimentar más familias.

¿Cómo ha sido volver a emprender tras la experiencia en La Casa Triciclo?

I: Casa Apel nace después de un largo tiempo de búsqueda y aprendizaje. Justo después de cerrar el proyecto de la “Casona Triciclo” y de darme cuenta que, en realidad, había sido un sueño cumplido y no un negocio que funcionara.

Me costó muchísimo cerrar ese proyecto y asumirlo. A raíz de ese descubrimiento me fui dando cuenta de que era como un pulpo que quería hacer de todo. Mis ganas de estar y saber todo lo que estaba pasando y de querer cumplir con la mayor cantidad de necesidades, era una locura. Imposible, inviable. Necesitaba FOCO.

Hubo un tiempo en que tenía mucha pena, y estaba como de capa caída. Pero la verdad es que trabajar con Nicolás –su actual pareja-, y la conversas con mis amigos y otros emprendedores que han confiado en la Casa Apel desde el principio, me ayudaron a creer de nuevo. Que lo que estamos haciendo está bien y es necesario.

¿Crees que en Chile se castiga mucho al emprendedor que vuelve a emprender?

I: La verdad es que no creo. Pienso que hay que estar al tanto de todo lo que está pasando en todas las áreas de negocio; tanto de aceleradoras, fondos de gobierno, fondos privados, modificaciones tributarias, posibilidades de alianzas estratégicas con otras empresas. La unión es muy potente, te hace sentir segura y valiente!

¿Y a las mujeres?

I: Bueno, para mi el ser mujer es un valor en el emprendimiento. Además como mamá, siento que nos hace súper comprensivas en general con la práctica del emprender.

¿Cómo organizas el ser mujer, emprendedora, mamá, pareja y amiga?

I: Mis niños todavía son chicos, así que sigo siendo un pulpo, ¡pero enfocado! Trato de estar al tanto de todo lo que está pasando, de estar con mis niños, un cafecito con una amiga si se puede.

¿Qué rol cumple el emprendimiento y Casa Apel en este proyecto de vida?

I: Un rol protagónico. Hoy el emprendimiento, los emprendedores y las ideas son mi foco. Cumplir las metas, los sueños y apoyarlos para que esos se concreten es lo que quiero hacer. Aprender, emprender y comunidad. Todo habla de lo mismo, de aprender emprendiendo en comunidad.

¿Por ahí va entonces el valor de un Cowork?

I: El Coworking nació porque nos dimos cuenta que cuesta mucho emprender, que no es sólo una idea y ejecutarla, en general nadie sabe como partir, sobre temas legales, patentes, planos reguladores, prototipos, contabilidad, liderazgo, redes… en fin.

Son muchos temas importantes, y creemos que si estamos contenidos en nuestro emprender, éste se dará de forma natural y mucho más efectivo en cuanto a tiempo.

Las redes son fundamentales para poder hacer crecer tu negocio, no solo porque te entregan posibles clientes, sino porque de cada uno de ellos puedes aprender algo! Bajo mi punto de vista, es la posibilidad de crecer todos juntos.

Mi sueño es que la Casa Apel sea tierra fértil en la que las personas con una idea, puedan desarrollarla apoyados por el entorno que le ofrece Casa Apel: en infraestructura, conectividad, espacios, las personas que lo conforman, y con las charlas, talleres, workshop que haremos semanalmente. Creando un equipo interdisciplinario y orgánico al mismo tiempo.

CASA APEL, Primer Espacio Coworking en Puerto Varas Oficinas privadas y Coworkers

Emprender – Aprender – Comunidad

Dirección
Eleuterio Ramírez 415, 5550089 Puerto Varas
Teléfono
0652237014*569 72163515
Correo electrónico
[email protected]
Sitio web
http://www.casaapel.com

Comentarios