Magdalena Echeverría: “EL EMPRENDIMIENTO NO ES PARA TODOS, HAY QUE TENER CUERO DE CHANCHO”

Por equipo Mujer Actual

  • Mujer, profesional y emprendedora de tomo y lomo, la publicista llegó el 2014 a la región de Los Lagos junto a su marido y dos hijos. A través de su gusto por la buena comida, vio la oportunidad de articular a los más finos paladares de Chile con los productos artesanales gourmet más exclusivos del sur del alargado país.
  • Con creatividad y esfuerzo, hoy en día Patagonia Box hoy se reparte cada mes a decenas de personas a lo largo de Chile, satisfaciendo el gusto por sabores exclusivos, de calidad, artesanales y con valor social.

Hace dos años, Magdalena Echeverría pasaba sus días entre su bien posicionada empresa personal y su familia, en un departamento en Vitacura. “Ritmo acelerado, mucha pega, buena vida familiar, harta salida con amigos y buen pasar. Una buena vida en todo sentido”, reflexiona.

En ese entonces, “la Mangui” –como le dicen sus cercanos- la inagotable y pragmática mujer citadina, que estudió en Viña mientras cursaba Publicidad, jamás imaginó que el 2014 llegaría a vivir a Puerto Varas y que se convertiría en una innovadora articuladora entre los más finos paladares de Chile y los productos artesanales gourmet más exclusivos de la Patagonia chilena.

¿Cómo? “juntando la verdadera picá del sur con las ganas de comer”, explica la creadora de Patagonia Box. La iniciativa junta en una caja productos gourmet que escoge personalmente y los envía hasta la casa del cliente.“Todos son productos locales, realizados en Patagonia y que no están disponibles en supermercados, son “las picaditas” que hemos descubierto, comparte.

¿Cómo fue qué descubriste estas “picaditas”? 

M: Cuando nos vinimos a Puerto Varas con la familia, fue un salto al vacío. Nos vinimos sin pega y sin un futuro muy definido; yo tenía claro que algo encontraría para hacer, andaba con los ojos bien abiertos viendo oportunidades de negocio.

Como siempre hemos sido buenos sibaritas, empezamos a descubrir los productos gourmet locales, salíamos de paseo con los niños y nos encontrábamos cosas ricas por todos lados, probábamos y decíamos “no puedo creer que esto no es un HIT en Santiago”, “llevamos esto a un asado allá y quedabán todos locos”. Por ahí empezó a cuajar la idea de que habían cosas ACÁ que eran ideales para los de ALLÁ.

¿Qué te dio el impulso de decir “adelante” con este proyecto? ¿qué miedos enfrentaste?

M: Un fin de semana fuimos al campo de mis papás y llevamos una caja llena de cosas ricas de Puerto Varas, para todos las comidas y aperitivos sacábamos algo de la caja… Ahí se fue formando la idea de armar un envío. A todos les gustaba cada cosa que íbamos compartiendo, ¿qué mejor que un pack que tuviera todo incluido?

Había que intentarlo. Nos volvimos con la idea de hacerlo como una prueba para el día del padre y fue un éxito total. A partir de ahí, decidimos que seguiríamos adelante y fuimos armando el modelo de suscripción, la filosofía, etc.

El mayor temor era armar un negocio que debemos manejar a larga distancia, porque no podemos estar encima de cada parte del proceso y al principio uno quiere estar en todas y es difícil delegar, mas aún a 1.000 KM de distancia.

Además de empresaria, eres mamá, ¿cómo organizas tus tiempos con la casa y el trabajo? ¿qué rol ha tenido la familia en todo esto?

M: Ha sido una locura, pero una locura feliz. Los primeros meses toda la casa se llenaba de cajas, todos hacíamos de todo, hasta los niños nos ayudaban. Ahora ya estamos más organizados, cada uno ha ido tomando roles y funcionamos bien, sin embargo, los días antes de cada envío, no puedo estar tan presente como quisiera con los niños, pero también tengo la libertad de otros días dedicarlos por completo a ellos, la libertad del trabajo independiente tiene ese gran beneficio.

¿Qué has aprendido en este proyecto?

M: El primer gran aprendizaje fue cambiar el ritmo y el estilo santiaguino para trabajar porque acá es muy distinto. Los tiempos son diferentes, las comunicaciones también, con los productores no funciona mucho el mail, son mas de relaciones presenciales, las fechas y horas son mas “subjetivas” y hay que entenderlo, anticiparlo y aprender a trabajar con eso.

Profesionalmente ha sido muy enriquecedor, porque hemos desarrollado una gran red de proveedores y también un fuerte trabajo con clientes y clientes corporativo, como la caja cambia cada mes, cada vez hay que coordinar muchas cosas y  manejar muchas pelotas en el aire todo el tiempo.

¿Qué es lo que más y menos extrañas de vivir en “la ciudad”?

M: Extraño la vida cotidiana con la familia y los amigos, nos vemos harto, pero no es lo mismo cuando te pierdes el día a día.

Lo que no extraño, que he hecho consciente estando fuera, es lo agresiva que es la ciudad y cómo todos nos ponemos más a la defensiva cuando estamos insertos en ella: al manejar, al caminar por una calle llena, al pedir algo en un restaurant. Ahora voy y me doy cuenta de que acá en el sur esa agresividad no existe, todo es mas pacifico y amable.

A tu juicio, ¿es muy difícil emprender? ¿qué se necesita?

M: Creo que el emprendimiento no es para todos, hay que tener cuero de chancho para muchas cosas, vivir con cierta incertidumbre económica, con un listado de pendientes largo y con un nivel de involucramiento muchísimo mayor que el de cualquier pega.

Creo que hay que tener un propósito súper firme, un horizonte claro para poder aguantar los primeros años que son mas difíciles. Pienso que se necesita harta paciencia y mucho manejo de las redes de contacto, además de una buena gestión del tiempo de trabajo para no morir en la operación y tener tiempo de hacer las pegas menos urgentes, pero más importantes.

¿Cómo ves tú que responde el mercado a este tipo de productos y servicios?

M: Creo que hoy en Chile hay un amplio mercado para todos los productos o servicios que generan una propuesta de valor a partir de un hobbie o un interés relacionado con el disfrute y el tiempo libre (deportes, comida, música, etc.). Si identificas ese nicho y lo abarcas de manera profesional, con un buen sistema de entrega en el domicilio, cumplimiento las fechas y un buen canal de comunicación creo que hay muy buenas oportunidades.

En nuestro caso, llevar productos con un corte artesanal poco masivos, mas exclusivos, ha sido un plus; porque hay mucha gente que siente nostalgia de la vida mas “a la antigua”, que quiere comer productos que no hayan pasado por miles de procesos industriales y que ojalá ¡tengan olor a campo!

¿Cuál dirías tú que es el mayor valor de Patagonia Box?

M: Creo que el rescate del oficio, hay un trabajo precioso destacando a productores pequeños, que no tendrían ninguna posibilidad de llegar a nuestro publico sin el puente que hemos construido.

Ficha técnica:

Web: www.patagoniabox.cl

Contacto: [email protected]

FB: facebook.com/patagoniaboxgourmet

Twitter: @patagoniabox_

Instagram : @patagoniabox

Comentarios