Titi Aguayo: “Falta lealtad de género”

0
101

Por Angélica Yáñez

Estamos en la oficina de la administradora del Mestizo, restaurante ubicado en Vitacura, Titi nunca está tranquila, toma su celular, contesta con un audio por whatsapp, mientras la maquilladora intenta trabajar. El teléfono suena una y otra vez, mira la pantalla inquieta, como desesperada por contestar. Y es que su vida gira en torno a lo digital y las redes de contacto.

Fue madre por primera vez a los 36 años y en este momento de su vida se siente plena. “Debo ser una agradecida porque tengo todo en la vida”. Tiene una relación incondicional con los tallarines. Su canción favorita es “Y sin embargo” de Joaquín Sabina, y cada vez que habla de su marido parece estar en una dimensión paralela, sus ojos se iluminan y cuando la miras vuelves a creer en el amor.

Llegó al mundo del modelaje a los 17 años por casualidad cuando fue a buscar a una amiga a un casting para un comercial de televisión y el productor le preguntó si quería hacer la prueba y quedó. Y así fue como empezó la carrera de esta mujer que siempre llamó la atención por su histrionismo y versatilidad.

Estudió administración de empresas y cosmetología y estética, filmó más de 250 comerciales, dejó su casa a los 19 años y puso un SPA que debió cerrar luego de 18 robos. Hoy tiene más de 168 mil seguidores en Instagram que la llenan de orgullo y divide el tiempo entre el trabajo, la familia y su pareja.

¿Cómo nace el blog?

Cuando vendí el SPA decidí hacer un blog y publicar notas sobre las preguntas que tenían las clientas, cosas del día a día como por qué sale la celulitis o cosas así.

Y como el blog es súper lento, empecé a trabajar con las redes sociales. En vez de subir sólo fotos mías a Instagram subo la receta, ejercicios, como limpiar la piel o recomendar productos que me gusten.

¿Por qué tienes tantos seguidores?

Porque soy súper transparente, si bien tengo varios auspiciadores, no promociono nada en lo que no crea o no me guste. Me siento feliz cuando las chiquillas me escriben que gracias a lo que publico han bajado 3 kilos o que se motivaron y empezaron a hacer deporta o comer más saludable. Es muy rico que tu trabajo le sirva a otras personas.

¿Y la mala onda en las redes?

Nunca falta el comentario mala onda. Cuando recién nació la Ema, Hugo me decía todo el rato que rico ese apego, que rico que le puedes dar papa y me saqué leche para que el pudiera darle papa y publiqué la foto porque fue tan tierna, y recibí críticas de muchas mujeres.

Yo me pregunté y qué pasa con las mamás que no tienen leche, que sienten culpa y que más encima reciben críticas. No sirve de nada que hagan una campaña de #niunamenos si nosotras no nos apoyamos.

¿Crees que existe lealtad de género?

Muy poco. Debemos apoyarnos más entre nosotras. Los hombres son tan leales y debemos aprender de ellos.

Postergaste tu maternidad en una sociedad que ejerce una gran presión por ser madre ¿Cómo fue esa experiencia?

Mi guagua nació cuando tenía 36 años y jamás hubiera sido mamá antes, creo que me tomé todo el tiempo necesario. No sólo llegó en el momento justo, sino que también fue con la persona indicada. Fue perfecto!

¿Cómo ha sido la llegada de Emma a tu vida?

Ema vino a revolucionar mi vida, pero con dos sonrisas termina todo el cansancio que pueda tener. Ahora…

Mientras se cambia de ropa, retira su maquillaje, hace una pausa y le pide a alguien que le avise a su amiga que la espera afuera que sale en un minuto. Continúa.

La incorporo a mi vida, trato de llevarla a la mayor cantidad de actividades posible para que se integre a nuestras vidas y que no sea un cambio tan radical. Muchas parejas que conozco se quedan encerrados en la casa y yo no quiero eso.

¿Cómo compatibilizas la maternidad con el rol de mujer y esposa?

Siempre dejo tiempo para mí y para Hugo, aunque me critiquen he viajado sin mi guagua y fue 100% necesario para retomar el pololeo y el matrimonio. Finalmente tengo clarísimo que si estamos bien como pareja podemos hacer más feliz a nuestra hija.

Es importante empezar a retomar mi vida como mujer también. Mi marido llega y estoy horrible en la casa. Entonces también es importante no dejarse estar.

¿Cómo logras todo eso?

Ufff, aprendes a hacer varias cosas al mismo tiempo, no queda de otra.

 

Comentarios

Dejar respuesta