#miexperiencia: Alisado progresivo

0
949

Son las 3 de la tarde en Providencia. Un sol hermoso ilumina Santiago. Estoy ansiosa, desde que recibí la invitación de Thati Lira, bloguera de moda y rostro de Coffee Premium, no he parado de pensar en mi pelo con un liso perfecto.  Pero la verdad amigas, es que esta invitación no sólo cambió mi aspecto físico, también me enseñó una importante lección de vida.  A continuación les cuento una linda historia.

Toco el timbre. Una mujer muy amable me da la bienvenida y me invita a tomar asiento. Mientras espero, una niña como de 3 años, pelo corto y tez clara, cruza rápidamente de un lugar a otro en el hall, tras ella, un hombre de mirada afable y estatura media. El hombre se acerca con la bebe en los brazos y me saluda. Ese hombre, que se sienta en el sillón que está a mi lado, es Fabricio Baeta, dueño de  B & V Internacional Limitada, la empresa que trajo el milagro del alisado progresivo a nuestro país.

Fabricio mira de reojo a su hija y al mismo tiempo cuenta: “Coffee Premium All Liss es un sistema de alineamiento con efecto liso, rico en proteínas y aminoácidos. Posee en su fórmula una combinación perfecta que actúa en el pelo, proporcionando cabellos más saludables, hidratados, suaves y con brillo intenso”.

No es fácil entender lo que dice, su Portuñol (mezcla de portugués y español), me confunde un poco. Pero bueno, continuamos la charla y descubro que este tratamiento no tiene formol y es mucho menos invasivo que procedimientos similares. Y la verdad chicas, es cero invasivo!!!  Me hice el alisado y, para mi sorpresa y a diferencia de los otros tratamientos, acá dejan lavando el pelo y ves inmediatamente el resultado en tu cabello. Además, el pelo no queda con el efecto tabla, es un alisado más natural y como no es dañino puedes hacerlo cada dos o tres meses, porque recuerda que es progresivo.

Salí feliz con el resultado y lo recomiendo 100 por ciento, mi pelo quedó brillante como nunca antes. Pero, algo quedó inconcluso, algo me faltaba en esta historia, algo de Fabricio Baeta me marcó, no sé si fue su sencillez o el cariño con que ha construido su empresa.

Como soy curiosa debía saber algunas cosas para poder terminar esta nota. Les cuento, Fabricio llegó a este país persiguiendo el amor de una chilena, se propuso salir adelante a punta de esfuerzo, formó una empresa en un país extraño, armó un negocio y hace sólo una semana inauguró oficialmente el Centro de Formación Técnica B & V.

Este brasileño es un ejemplo y una vez más me confirma que todos podemos alcanzar nuestros sueños, por lejanos que éstos parezcan.

Buenas noches!!!

Comentarios

Dejar respuesta