Zero Waste

Creo que son muy pocas las personas que realmente entienden que la basura es un gran problema en todo el mundo. Un chileno bota en promedio 1 kilo de desechos al día, lo que significa que en un año genera 365 kilos de basura que va directamente a los vertederos que ya no dan a basto. Estamos destruyendo el planeta y lo único que queda es tomar conciencia antes de que sea demasiado tarde.

¿Alguna vez te has puesto a pensar cuántos envases de plástico usas diariamente? O… ¿Cuánta basura producen las bolsas de plástico del supermercado?. Al parecer no, y ¿Sabes por qué? Porque no tenemos una cultura de reciclaje en nuestro país, algunos lo hacemos de forma aislada, pero no es suficiente.

Por eso he decidido unirme al movimiento Zero Waste (cero desechos). Al principio parece muy difícil, pero con el tiempo descubres que lo fundamental es aprender a comprar. Por ejemplo, al renunciar a los envases de plástico excesivos, creas un futuro con menos plástico y menos desechos. Si llevas tu bolsa de género al supermercado, no botarás decenas de bolsas plásticas que probablemente terminarán en el Océano.

Otra forma es buscar opciones al desnudo, ¿Qué es esto? Productos que vengan sueltos, sin envoltorio. También puedes comprar productos que sean reutilizables en lugar de desechables, por ejemplo, el café en frascos de vidrio o las cervezas en botellas de vidrio también.

En definitiva, vivir sin envases no significa que tengas que sacrificar hábitos, sólo significa que compras de una forma diferente. Un consumidor consciente. Justamente por eso quiero destacar la iniciativa de la marca inglesa: Lush, pues para esta Navidad el 80% de sus productos no tendrán envases. La nueva línea está repleta de creaciones al desnudo, desde acondicionadores corporales sólidos, que se funden de forma delicada en la piel; pasando por geles de ducha sólidos, hasta barritas de masaje sorpresa, hechas a partir de hidratantes mantecas de cacao que dan el toque perfecto a la piel.

LA NOVEDAD

Al conocer la nueva colección de productos sólidos, muchas pensarán ¿y qué diferencia hay con la versión envasada? “Los geles de ducha sólidos funcionan exactamente igual que la versión líquida, puedes utilizar cualquiera de los dos”, cuenta Jacqueline Varas, directora de LUSH Chile.

La diferencia principal es que los geles sólidos tienen una fórmula concentrada que no contiene agua. Cuando entran en contacto con el agua de la ducha se hidratan y hacen espuma, como un gel normal. “Los productos sin envases, que también suponen un gran ahorro de agua, tienen que ser tan buenos como los envasados, o incluso más. Por eso, hemos empezado con los geles”, detalla Varas.

Y, agrega: “Muchas veces el envase de un producto supone el 40% o 50% de su precio. Lo que significa que, eliminando este costo, el producto puede contener todavía mejores ingredientes. Poder invertir ese dinero en ingredientes marca la diferencia”.

Por Angélica Yáñez, directora de Mujer Actual 

 

Comentarios