La importancia de leer cuentos a tu hijo

Leer cuentos a los hijos permite fortalecer los vínculos afectivos que ya existen desde el nacimiento. Contarle una historia a un niño implica una actividad de apego y será uno de los momentos que atesore durante toda la vida, ya que es un tiempo para compartir juntos y de dedicación exclusiva para él, lo que fomentará la confianza en sí mismo.

La profesora Paulina Schwarze, Magíster en Comprensión lectora y subdirectora de Editorial Caligrafix,  indica que el hecho de que un niño todavía no sepa leer cuentos no implica que no pueda disfrutar de las historias que se presentan en un libro, ya que es el adulto -en este caso la madre- quien hace de intermediario entre el cuento y el hijo, permitiendo que a través de la expresión de las emociones que se narran, el niño pueda interesarse en la lectura. 

Cuando se fomenta la lectura en los niños aparecen una serie de beneficios en el desarrollo cognitivo y emocional, porque les permite aprender a escuchar, esperar su turno, reconocer las emociones, etc. Pero si es la mamá quien lee cuentos a su hijo y lo acompaña en este recorrido y en el descubrimiento de la magia de leer, sin duda esta experiencia gratificante permitirá que leer se produzca de manera tan natural como aprender a caminar o respirar.

LEYENDO-CUENTO

Recomendaciones para fomentar la lectura

-Es bueno contar con varios títulos y adecuados a su edad, con el fin de que los pequeños puedan escoger el que más les guste.
-Converse con su hijo sobre lo leído, pregunte sobre lo que le gustó, lo que le llamó la atención, cómo podría ser otro final, qué pasaría si se agregara otro personaje.
-Deje que el niño pueda acercarse a los libros como un objeto cotidiano. Es importante que estén a su alcance y puedan manipularlos: hay que permitirle tocarlo, revisarlo, olerlo…
-Leer cuentos debe ser mostrada como una acción positiva y estimulante, jamás como un castigo o una obligación, ya que eso logrará sólo el efecto contrario. Asocie la lectura con momentos gratos, con el placer y el disfrute.
-Un niño que siempre ha estado relacionado con la literatura entenderá esto como algo natural, por lo que cuando sea más grande lo hará por voluntad propia.
Léale antes de dormir, en la medida que se acostumbre será un momento esperado y una experiencia enriquecedora.
-Si queremos que nuestros hijos lean debemos predicar con el ejemplo. La mejor manera que ellos asocien la lectura como algo placentero es que vean a sus padres leyendo.
Comentarios