Rossana Arias y su emprendimiento de joyas tejidas en plata, oro y cobre

Para Rossana Arias, el sueño de emprender comenzó hace un par de años, cuando decidió vender joyas hechas a mano en diferentes ferias de la Región Metropolitana. Rescataba una técnica milenaria de alta complejidad, haciendo encaje con cobre y plata.  Su principal canal de venta era el boca a boca, pero para ella, no era suficiente.

El 2016, fue seleccionadas para el programa Mujeres ON Región Metropolitana, programa que nace de una alianza inédita entre Entel y SERNAMEG y es desarrollado por Emprediem. Allí, 108 mujeres emprendedoras obtuvieron herramientas de innovación  y técnicas de venta, haciendo uso de la tecnología para expandir sus negocios. Así fue como MAKUK comenzó a tomar forma  y se transformó en una marca exclusiva de joyas tejidas a mano con hilos de plata, cobre y oro.

Este año, Rossana fue seleccionada para una segunda versión del programa, esta vez con foco exportador. El nombre de esta nueva iniciativa es Mujeres ON Exporta, apoyada por Corfo Metropolitano y ProChile. ¿El objetivo? Acercar a mujeres emprendedoras  al mercado internacional, a través de talleres sobre comercialización, visitas a terreno, trabajo de diseño de marca y otras actividades. Además, tres artesanas serán seleccionadas para realizar un viaje de prospección de negocio en el mercado exterior.

“Esta iniciativa tangibiliza el potencial de exportación de mujeres emprendedoras de la Región Metropolitana, usando como principio transversal la asociatividad entre las beneficiarias. Trabajamos con metodologías de innovación, para potenciar habilidades de gestión, comercialización y diseño del producto, y así, paso a paso, ir acercándolas al mercado internacional”, comenta Sophie Duchanoy, directora del programa.

El programa se ajustaba a las necesidades de Makuk. El primer paso fue adquirir un nuevo logo, y ahora está en proceso de renovar el packaging, además de mejorar sus redes sociales y página web. De esta forma, Rossana ha podido concentrarse en lo más importante: la búsqueda de nuevos nichos, en su caso, tiendas y hoteles de lujo.

“Quedar seleccionada fue un nuevo empujón a mi negocio: tener la oportunidad de mostrar mis productos fuera del país y lograr que mis joyas se reconozcan como un producto 100% chileno, es algo que me emociona muchísimo y por lo que estaré trabajando todo este año”, declara esta emprendedora.

Su esfuerzo se ha visto reflejado en cifras concretas, que nos hablan de la importancia de abrir nuevos canales de comercialización. Actualmente, Rossana cuenta que ha multiplicado sus ventas y ha conseguido llegar a nuevos clientes; clientes con mayor poder adquisitivo y turistas de diferentes partes del mundo. Hoy sus productos se venden en la tienda-museo de uno de los hoteles más importantes del país, el Ritz Carlton Santiago. Eso le ha permitido no sólo definir un público objetivo, sino también pasar de vender tres unidades al mes, a 20. Solamente por estar ahí, en esa tienda específica, alcanza las ocho unidades mensuales.

El programa también le ha permitido vincularse con diferentes actores del ecosistema emprendedor y, sobre todo, con otras instituciones que trabajan para preservar nuestra identidad cultural y crear oportunidades de desarrollo sociocultural y económico para las artesanas y artesanos tradicionales.

Así, el programa Mujeres ON Exporta sigue su curso, buscando siempre apoyar a nuevas emprendedoras chilenas a través de herramientas modernas y útiles. Como Rossana, otras 22 artesanas se preparan para, en algún minuto, cumplir el  gran sueño de exportar.

Comentarios