Carnaval, participación e intervención ciudadana

Por: Camila Aguirre*

¿Quién dijo que Santiago es feo? Desde el año 1993 se celebra el segundo domingo del mes de octubre, el Carnaval de San Antonio de Padua. Este evento, fue originalmente creado como una instancia de expresión cultural barrial y que hoy, a sus 22 años, se posiciona como un Carnaval Histórico de Santiago, Patrimonio Cultural de Chile.

Desde avenida Matta con Sierra Bella, hasta Plaza Bogotá (Ñuble con Lira), se pueden ver pasar las comparsas de distinta naturaleza, ritmos y colores, cada una acompañada por su banda de bronces, tambores, pitos y platillos. Un estallido de alegría que recorre esta calle de Santiago histórico, la que aún no ha sido invadida por los altos edificios del sector.

A eso de las 18 horas comienza el desfile. Sin rejas, la regla es la sana convivencia. Los vecinos abren las puertas de sus casas y se instalan con pisos y bancas en la vereda. Además, la primavera de octubre entrega el tono de media estación ideal.

2Al caer la luz, se encienden las luces LED de los vestuarios y la fiesta continúa. Una vez en la plaza, todos saludan a la reina que es elegida, año a año, por la comisión organizadora, quienes buscan homenajear con la corona a mujeres que hayan realizado un aporte a la cultura en Chile, destacan entre ellas: Margot Loyola, Rosa Ramírez y Cecilia Pantoja.

Lo hermoso de este carnaval, es que no depende de una estructura institucional; surje por la necesidad de generar un cambio cultural desde y para la comunidad, rearticulando las redes sociales, revalorando y reinventando el espacio público.

Si nunca has ido, desde ya puedes agendarlo para el próximo año; recuerdo las coordenadas: segundo domingo de octubre desde las 18 horas, punto de partida Av. Matta con Sierra Bella y punto término Plaza Bogotá (Ñuble con Lira).

Para quienes se quedaron con las ganas, hay otro dato que vale la pena difundir y aún estás a tiempo de asistir: el carnaval de intervenciones urbanas “100 en 1 día”. La iniciativa se realiza en Santiago desde 2013 y con el mismo espíritu que el evento ya mencionado: resignificar el espacio público. La idea nació en Bogotá, Colombia, en marzo de 2012, con tal acogida que en poco tiempo ya ha llegado a 22 ciudades en 12 países y 4 continentes.

Todo sucede en un día, más de 100 intervenciones de ciudanos, como tú y como yo, que se inscriben libremente para particiar a través de una “acción” que idealmente transforme o fortalezca un lugar. Por ejemplo, algunas actividades que formaron parte de este día en versiones anteriores: clases de yoga masivas en parques, picnic en estacionamientos públicos, plantaciones de huertos urbanos en zonas abandonadas, cicletadas temáticas, coros dentro de las estaciones de metro, bandas musicales en el río Mapocho, creaciones colectivas, entre otras.

Las inscripciones para intervenir este año se han terminado, sin embargo aún estás a tiempo de participar en los talleres y en las 24 horas de festival que acontecerá este 21 de noviembre en el sector de Lastarria y Bellas Artes (+ info: http://100en1dia.cl/)

¿Cómo me relaciono con el espacio público? ¿lo tomo en cuenta? ¿siempre voy por el mismo camino de regreso a casa? ¿cuál es mi calle, esquina y plaza favorita? ¿he visitado un sitio abierto donde me sienta realmente a gusto? ¿dónde está el espacio que atesora aquel momento inolvidable de mi vida?¿a dónde no he ido y regresaría? ¿qué lugar de mi ciudad quisiera conocer? ¿me gusta donde vivo?

Sin dudas hay mucho por hacer relativo al urbanismo en Santiago, podemos comenzar por salir a re conocer la ciudad.

Los carnavales, festivales y otras iniciativas ciudadanas, promueven el encuentro en el lugar que nos pertenece a todos; nos recuerdan que es posible ocupar las calles y parques más que para solo transitar de un área a otra, nos invitan a vivir, valorar, observar, cuidar, diseñar, jugar, soñar y crear la ciudad que queremos.

Camila Aguirre *
Actriz, Directora Escénica y Psicóloga, trabajó como directora escénica en Compañía Teatro Híbrido y en proyectos audiovisuales independientes dirigiendo actores. Actualmente se dedica a la gestión de recursos y desarrollo de proyectos culturales en Fundación Teatro a Mil. Colabora en emprendimientos, participando en procesos de intervención artística a través de la gestión de trabajos independientes de artistas dedicados a las artes escénicas. Disfruta de estudiar, leer y reflexionar sobre las relaciones humanas. Activista promueve la adopción de animales abandonados y forma parte de la red internacional de Mujeres x la Cultura.
Comentarios