Las consecuencias del abandono en las mascotas

Hace unas semanas la imagen de un pequeño gato abandonado junto a una cesta con todas sus pertenencias en una calle de Brooklyn en Estados Unidos, conmovió a los internautas. Algunos fueron a buscarlo, pero el animal había sido ahuyentado por un barrendero. Después de unos días fue hallado en un patio cercano a la calle donde fue dejado. El centro de rescate Fat Cats (Flatbush Area Team for Cats) lo tiene bajo su cuidado por estos días y pronto será entregado a una nueva familia adoptiva.

Ese gatito seguramente sufrió múltiples consecuencias producto de este abandono, como por ejemplo una baja en su sistema defensivo, ya que el animal quedó expuesto a diversas enfermedades. En la calle está obligado a comer restos recogidos de la basura, los que pueden ser tóxicos, estar descompuestos o muy contaminados, y además puede estar propenso a enfermedades como la lipidosis hepáticas o la leucemia viral felina. Es un gran error pensar que los gatos están más preparados para sobrevivir en estas condiciones, porque ese felino tenía una cierta seguridad, con una habitación o lugar propio, comida y cuidados, por lo que probablemente no tenía todas las herramientas para sobrevivir a un abandono de tal magnitud”, asegura la docente de la Universidad del Pacífico, Sylvia Arrau.

Podría interesarte: ¿Cómo enfrentar la muerte de una mascota?

Sus nuevos dueños deberán darle todo el cariño posible para aliviar un poco el triste abandono que sufrió. “Las consecuencias emocionales que tendrá este gato son muy negativas, ya que el animal ya no confiará en el hombre y presentará un carácter agresivo y desconfiado. Se necesitará mucho trabajo y paciencia para que vuelva a ser el mismo de antes y vuelva a confiar en el ser humano”, asegura la médico veterinaria.

Abandonar animales va contra la tenencia responsable con la que deben actual todos los dueños de mascotas domésticas. “Los argumentos para tratar de justificar el abandono de un animal suelen ser muchos, pero no hay nada que lo valide, ya que cuando se adopta un animal es un compromiso de por vida, por lo tanto se debe pensar primero en cuál es el objetivo de esta adopción, ya que es finalmente una buena elección gran parte del éxito en esta relación de por vida” indica la académica.

Comentarios