6 pasos para resolver los conflictos

Hoy me encontré con una tarea de mi hija mayor que está en segundo básico. Teníamos que poner en práctica, siguiendo 6 pasos, la resolución de conflictos. Algunos de estos pasos eran: respirar y calmar la mente; reconocer mis sentimientos y de la otra persona; pensar y reconocer cuál es el problema.

Luego de leer el informe y ver cómo mi hija había integrado a través de pasos una forma en que puede resolver conflictos, empecé a tener una y mil reflexiones. De partida no recuerdo que me hayan enseñado a hacerlo de manera metodológica. A lo más me daban una especie de tips que me sirven hasta hoy para ser algo empática a la hora de tener un conflicto, como por ejemplo “ponerse en los zapatos del otro”, no hagas ni digas al otro lo que no te gustaría que te hicieran a ti”.

Si de niños tanto yo como mis pares hubiésemos tenido herramientas para enfrentar y resolver los conflictos, quizás seríamos más capaces a la hora de discutir, o de defender una opinión o de enfrentar una situación que nos parece incómoda.

¿Cuántos de nosotros evadimos los conflictos? O al revés, ¿cuántos nos hemos hecho adictos a estar conflictuados?

A esa pregunta le añadiría otras como;

¿Sabemos los adultos a resolver los conflictos?

¿Donde aprendimos a resolverlos?

¿Para qué nos sirve resolver los conflictos?

¿Cómo los podemos resolver?

Creo que la guía que recibió mi hija,  bien podría ser una guía para mi y para el que necesite aprender a resolver conflictos. Yo sólo agregaría el “pensar que nada de lo dicho es personal” o “todo lo dicho proviene del que lo dice”, esto porque tenemos la manía de hacer como nuestras las opiniones que no lo son, y creo que ahí radican gran parte de nuestros conflictos de índole personal, con nuestros amigos, familiares y pareja.

Para terminar entonces, podríamos desarrollar una guía en conjunto que nos ayude en esta etapa adulta, que por lo demás es probable que nos acompañe por muchos años, a resolver los conflictos. Yo lanzo la primera piedra haciendo eco a la guía del colegio de mi hija e introduciendo un punto de mi cosecha:

  1. Respirar y calmar mi mente

  2. Identificar mis sentimientos (emociones) y de la otra persona

  3. Pensar y reconocer el problema

  4. Dar mi opinión y escuchar a la otra persona

  5. No tomar la opinión de otro en forma personal

  6. Llegar a un acuerdo

Quedo atenta a sus comentarios, buen día!

——————

Por Konstanze Straub

Soy una mujer inquieta, amante de la vida y de mi familia. Estoy casada hace más de una década y tengo tres hijos, los cuales he tenido el placer de criar y ver crecer en la ciudad de Puerto Varas. Me gusta pensar que los cambios en el mundo se producen desde nuestro pequeño entorno hacia fuera, que si yo me siento y actúo como motor de cambio, y otros más hacen lo suyo, iremos transformando la coherencia actual que existe en el mundo, hacia un lugar mejor para ser y habitar en este planeta.

Comentarios