“LA GRAN ENFERMEDAD DE LOS MAYORES DE 60 AÑOS ES LA SOLEDAD PROFUNDA. EL SUICIDIO DE UN ADULTO MAYOR ES EL INDICADOR MÁS EXPLÍCITO DE CÓMO ESA SOLEDAD VA MINANDO EL SER”

   Expertos coinciden en que factores como la desesperanza, sentirse una carga y la soledad han gatillado que los adultos mayores sean el grupo etario con la mayor tasa de suicidio en Chile.

  • Nuestro país tiene la mayor cantidad |de suicidios de adulto mayores de todo el continente. En MCA festival habrá charlas respecto a cómo abordar de manera sana el envejecimiento y cómo ayudar a que las personas recuperen el sentido de su vida.

El pasado 21 de julio Jorge Olivares de 84 años tomó su revólver y disparó en la sien izquierda de su esposa Elsa Ayala de 89, con quien estuvo casado por 55 años. Acto seguido, se suicidó. Vivían solos, no tenían hijos, ella estaba aquejada de un cáncer y demencia senil, él tenía severos dolores de espalda por una hernia. Estaban cansados y enfermos, sin red de apoyo más que un sobrino, que el día de esta tragedia dejaría a Elsa en un hogar de ancianos. El caso causó impacto en la opinión pública, pero además reveló que esta pareja es parte de una triste realidad: Chile tiene la tasa más alta de suicidios en adultos mayores de todo el continente, esto según una investigación realizada en 2017 por la psicóloga Ana Paula Vieira, del Centro UC de Estudios de Vejez y Envejecimiento.

 Paradójico que esto se de en un país con la mayor esperanza de vida de la región.

 “La soledad desemboca en falta de aprecio y en una inseguridad en sí mismos. Esto es el inicio de la cascada de deterioro caracterizada por depresión, abatimiento o tristeza persistente que se manifiesta en una pérdida de interés por todo lo que lo rodea. La tendencia general es el desarrollo de una baja autoestima, ausencia de comunicación y una infelicidad permanente”, afirma la Geriatra Adela Herrera, especialista en Bioética, Dolor y Cuidados Paliativos, y Cardiología Geriátrica.

Respecto al suicidio de adultos mayores las cifras globales dan cuenta que los hombres sostienen menos la vida en soledad.

“En general, la incidencia de suicidio es mayor en los varones que en las mujeres, el anciano que desea morir y elige suicidarse va a matarse de una forma incluso largo tiempo planificada, no impulsivamente, siendo mucho menos frecuente que se utilice la idea del suicidio como una forma de presión, un chantaje emocional o una llamada de atención a su entorno. Por tanto, las personas mayores, potencialmente suicidas, avisan con menos frecuencia y efectúan menos intentos frustrados que los jóvenes, por lo que los suicidios en ancianos pueden ser más difíciles de predecir y, por tanto, de prevenir”, agrega la doctora Herrera.

Alfredo Sfeir, connotado economista, budista, sacerdote maya y ex candidato presidencial, quien realiza charlas por el país sobre envejecimiento y espiritualidad, coincide con este diagnóstico.

“Nuestra sociedad ha desconectado al adulto mayor de casi todas las actividades.  Hay una desconexión intergeneracional muy marcada.  No hay una estrategia nacional que se centre en el buen vivir y en el buen morir del adulto mayor. Nada de lo que veo se centra en el adulto mayor como “persona”, en su papel en nuestra sociedad. Muchos se sienten como si fueran un material desechable y no reciclable. La gran enfermedad del adulto mayor es la soledad profunda.  Esto los lleva a depresión, suicidios, y tantas otras enfermedades de la mente, cuerpo y alma.  El suicidio de un adulto mayor es el indicador más explícito de cómo la soledad va minando el Ser, y como se van creando espacios negativos, desoladores, dolorosos y poco importantes”. 

SENTIDO Y PROPÓSITO DESPUÉS DE LOS 60 AÑOS

La jubilación y la desesperanza son aspectos que en la investigación del Centro UC de Estudios de Vejez y Envejecimiento se muestran como gatilladores de la decisión de suicidio en los adultos mayores.

“Al salir de lo laboral se produce una desconexión muy difícil, para la cual no estamos preparados.  La educación y la sociedad nos enseñan siempre como conectarnos al trabajo, pero no nos enseña como desconectarnos de él”, sostiene Sfeir.

La doctora Herrera va más allá: “En mi experiencia clínica, los mayores se “dejan morir”, dejan de comer y abandonan sus tratamientos médicos por “miseria espiritual”: los sentimientos de soledad y abandono se producen por el distanciamiento de la familia y seres queridos; la sensación de inutilidad y dependencia – “estorbo” – menoscaba la dignidad del adulto mayor y él mismo desarrolla una baja autoestima”.

Ambos expertos coinciden en que algo fundamental para no dejar que esa desesperanza crezca es encontrar un sentido y un propósito a este ciclo de vida.

“Más allá de todas las evidencias sobre el envejecimiento y cómo evitarlo, el factor más importante por sí solo es que se haga de la existencia algo creativo. Lo más importante para lo que podemos vivir es para alcanzar todo nuestro potencial. Siempre hay infinitas habilidades nuevas, descubrimientos y profunda sabiduría que alcanzar más adelante. Cada día nuevo debe significar algo para nosotros: se debe educar la sensibilidad de los adultos mayores y desarrollar su creatividad, para así llenar el tiempo de los jubilados y ensanchar su espíritu. El arte, la música y el amor, poseen, entre otras, la capacidad de elevar los niveles de endorfinas, las cuales contribuyen a la sensación de bienestar, disminuye el dolor y estimulan los sentimientos de gratitud y satisfacción existencial”, agrega la geriatra.

Alfredo Sfeir sostiene que no se puede tener una vida sin propósito y sentido.  “Los pilares de la espiritualidad del adulto mayor se basan en aumentar la productividad del silencio, la productividad del tiempo, y la productividad de las prácticas espirituales como meditación, yoga, oración, y contemplación.  Es el desequilibrio entre el silencio, el tiempo y la práctica espiritual que los lleva al suicidio, a la depresión, a las enfermedades, y más. Hay muchas practicas espirituales que pueden mejorar la vida del adulto mayor”

La geriatra agrega: “Al aumentar la inteligencia interior, incentivando su felicidad y su satisfacción, puede derrotar al envejecimiento de un modo duradero y significativo, sin elementos químicos de posibles efectos colaterales”. “Debemos cambiar el “antiguo paradigma” -aún vigente- que dice que el cuerpo se desgasta con el tiempo, la vida se torna menos satisfactoria y que la provisión de posibilidades se agota después de cierta edad (definida arbitrariamente a los 60 años en nuestra sociedad). El “nuevo paradigma” nos dice que la vida no es un proceso de declinación, sino de transformación constante y, por tanto, lleno de potencial para un crecimiento ilimitado”.

Ambos expertos estarán presentes en MCA Festival Concepción este 1 y 2 de septiembre en el centro de eventos Sur Activo. Adela Herrera impartirá dos charlas:

“Cada vez vivimos más… ¿Cómo hacerlo en forma saludable y feliz?

sábado 1 de septiembre., 17:45 horas.

“Hacia una buena salud y calidad de vida para el adulto mayor”. Consejos y Aplicación

domingo 2 de septiembre, 12:00 horas.

Alfredo Sfeir impartirá las conferencias:

 “Como Abordar las Paradojas de una Transformación Consciente”

Sábado 1 de septiembre 15 horas

“La Espiritualidad del Adulto Mayor en el Siglo 21”

Domingo 2 de septiembre, 16:30 horas.

Más información: www.mcafestival.cl

Comentarios