NEW ORDER: Más vigentes que nunca

Cada vez que una banda lanza un nuevo disco, es momento de alegría para los fanáticos. No sólo por la posibilidad de escuchar música nueva, sino que también porque en  muchos casos significa que una visita a Chile es posible. Eso ocurrió con el lanzamiento de «Music Complete», el último trabajo de la banda oriunda de Manchester y que tiene un grupo fiel de fanáticos en nuestro país. No por nada esta sería su tercera visita, luego de los shows del 2011 y del 2014 en Lollapalooza.

Antes que todo, hay que decir que Music Complete es un total refresh de la banda, donde una vez más nos demuestran que no viven de las cenizas de Joy Division y que a lo largo de los años han logrado crear música que no ha dejado a nadie indiferente.

new-order-final
PH: Carlos Müller.

Es por eso que el Teatro Caupolicán  se encontraba a full capacidad, lleno de un público ansioso del comienzo del show. A las 21.05 se apagaron las luces y comenzó la proyección de imágenes para dar paso a la banda que saldría al escenario a los pocos minutos. La fiesta partió con Singularity, single de Music Complete y que nos demuestra que la banda tiene más energía que nunca, se nota que están muy afiatados y que la química entre ellos no se ha perdido. El concierto continuó con Ceremony, Academic y Crystal, que fue la primera canción que New Order lanzó el 2001 y luego de 8 años de receso.

En New Order todo funciona a la perfección, donde Bernard Sumners se deja llevar entre la guitarra, los bailes y su despliegue cuando canta dejando su guitarra de lado. Asimismo, Stephen Morris lleva el ritmo desde la batería, el que se complementa con la guitarra de Phil Cunningham y quien también aporta al cuadro rítmico apoyando con la batería electrónica. Por otro lado Gillian Gilbert entrega toda esa fuerza pop desde sus teclados, que son la base para varias canciones de la banda y que han dado un sonido característico. Todo esto quedó demostrado en la mitad del show, donde canciones como Restless, Tutti Frutti, Your Silent Face y People On The High Line sonaron a la perfección junto a las imágenes y luces de apoyo que acompañaron todo el concierto. Muy precisas, pasaron a ser un miembro extra durante toda la presentación..

El público, que siempre quiere escuchar grandes éxitos, se desató con Bizarre Love Triangle, que comenzó con una intro que dio paso a los bailes y saltos de parte de toda la audiencia en el Caupolicán. Y si bien muchos fans extrañaron algunos otros temas, (como Regret) no hay que olvidar que este no fue un concierto de grandes éxitos, sino que una muestra más de la enorme personalidad con la que New Order se planta en cada una de sus presentaciones. Eso sí, no se puede renegar del pasado y como pequeña sorpresa, al final del concierto escuchamos Decades y Love Will Tear Us Apart, cuyo riff de guitarra desencadenó el desenfreno de todos los presentes que siempre agradecen escuchar canciones de Joy Division.

Como cierre, los acordes de Superheated fueron los últimos  en ser escuchados, para dar punto final a un concierto redondo y que sacó sonrisas a muchísimos fans.

Por Beatriz Fernández 
Comentarios