Tatuajes: precauciones necesarias

Hay muchas razones por las que una persona puede hacerse un tatuaje. Un simbolismo, un significado especial para recordar a alguien, una figura que nos gustó o simplemente una moda. Pero lo cierto es que cada vez son más las personas que llevan un tatuaje en su piel o incluso, más de uno.

Con el pasar de los años, en general los tatuajes se mantienen y no hay daños agregados, pero siempre y cuando quien desee realizarlo se informe sobre el tema, ya que se trata de nuestra propia piel.

‘’Lo primero que hay que considerar al hacerse un tatuaje, es tener una piel sana. Esto significa que si se sufre de dermatitis, eccema, psoriasis, liquen o lupus, lo mejor es abstenerse y no tatuarse. Por otro lado, ser cuidadoso porque hay áreas más peligrosas que otras por su sensibilidad, como las que están cerca de las mucosas como la boca, cerca de los ojos, párpados, zona de los genitales, cuello y escote. En este último pueden quedar cicatrices hipertróficas o queloides’’ sostiene la Dra. Alejandra Ríos, Directora Médica de Central Klinic.

without-dark-wed-never-see-stars
Instagram user _cutegirlytattoos

Por otro lado, la especialista destaca la importancia de que el tatuado sea profesional y realizado por un experto en el área. Lo mismo ocurre con las agujas, las cuales por supuesto deben ser esterilizadas. Otro punto importante, es el de saber con qué tipo de tinta se están tatuando, ya que no son todas iguales. La Dra. Ríos explica que hay tintas vegetales y acrílicas principalmente, siendo las primeras las más favorables para la piel en la realización de tatuajes.

Luego de tatuarse, es sumamente importante aplicar crema humectante y bloqueador y NO aplicar exfoliante. Además, si está recién hecho no hay que mojarlo y hay que aplicar una crema antibiótica por 2 o 3 días y luego, una crema cicatrizante por un mes, evitando su exposición al sol.

Comentarios