Camping gourmet

Siempre me ha gustado acampar. Cuando era más joven, la idea del camping me encantaba!!! Estar cerca de la naturaleza, arreglártelas con implementos básicos y sin lujos y salir de Santiago por pocas “lucas”, era una gran opción.

Cuando salía de vacaciones en mi juventud, la comida se basaba en “tallarines” con salsa tuco, pan con paté, queso, tomate, lo que fuera. Con esto quiero decir que la comida nunca era una prioridad. A mí, eso, me mataba!

Decidí que mientras yo fuera a acampar, la comida sí sería una prioridad. Y con eso nació para mí el “Camping Gourmet”. Confieso que las cosas se hacen más fáciles ahora con auto, pero aún así, siempre es posible hacer del camping una ocasión gourmet.

Para lograr un camping gourmet, necesitamos algunos implementos importantes y una buena organización. Esto no significa andar cargando mil cosas, puedes llevar de todo, pero en cantidades pequeñas. La idea es hacer un menú, incluyendo lo que uno va a comprar en el lugar, para llevar las cosas con una idea de cuándo y cómo se van a utilizar, así se lleva sólo lo necesario.

hash-browns

Para poder cumplir con este requisito se necesitan algunos accesorios e ingredientes mínimos. Dos cocinillas, un buen sartén de tamaño mediano, otro más pequeño, una olla con tapa, chiches como: copas de vino chicas, pero de vidrio, brochetas, sacador de jugo manual, cuchillos buenos, tablas para cortar, un colador, un rallador, platos y algunas fuentes, tupper para guardar cosas, alusa foil, alusa plas y algunas otras cosas que se me puedan estar olvidando.

Sobre los ingredientes y condimentos, por lo general los lugares de camping siempre están cerca de un pueblo o de lugareños en donde uno puede encontrar cosas del sector como, frutas, verduras, quesos, aceitunas, sal, pescados, mariscos, etc… La idea es llevar condimentos como curry, merkén, orégano, pimienta, azafrán, salsa soya, aceto balsámico, caldo de ave y verdura. Ingredientes como leche de coco, limón sutil o de pica, hongos portobello, espárragos, aceitunas (o las compras en el camino), mango, piña, wasabi, jengibre, etc..  Estos son solo algunos ejemplos, cada uno lleva lo que quiere y lo que más le gusta.

Aparte de los accesorios e ingredientes, lo entretenido es comer distinto, comer rico. Jugar con los métodos de cocción y de cocina. No hacer todo a la parrilla, no hacer todo en una olla. Algunos días hacer un fuego con leña, envolver un pescado en alusa foil, aliñarlo y de ahí tirarlo al fuego. Hacer una paella con los mariscos que se compren en la caleta del pueblo y ponerle leche de coco  y jengibre junto con el caldo.  Imaginar, crear, jugar con lo que tenemos y  siempre tratar de disfrutarlo al máximo!

Por Flaminia Sacco

Comentarios