Claves para tener el mejor huerto casero

huerto

Si te gusta la jardinería y siempre has querido producir tu propio alimento, la tarea de construir un huerto en el patio de tu casa será muy atractiva. Lo primero que debes hacer es ver si tienes espacio suficiente y comprar los materiales para comenzar a armarlo.

Aunque un huerto casero produce productos muy saludables, siempre hay que tener cuidado para mantener las frutas y verduras en perfecto estado, para que luego sean comestibles sin provocar problemas o enfermedades. Por ello, Claudia Narbona, docente de Agronomía de la Universidad del Pacífico, especifica los ocho cuidados más importantes para crear un huerto casero con óptimas condiciones sanitarias:

  • Ubícalo en un lugar soleado, ya que ello disminuye la posibilidad de acumulación de humedad y, por ende, el desarrollo de hongos y bacterias.
  • Asegúrate de que cuente con un buen drenaje de agua al momento de lluvia o riego, para evitar el exceso de humedad.
  • Preocúpate de que al lugar no tengan acceso perros o gatos, ya que esos animales lo pueden usar para hacer sus necesidades.
  • Planta diversas especies de hortalizas, de modo que las plagas no se expandan a todas ellas. Por ejemplo, se recomienda tener una hilera de tomate, una de perejil, una de zanahoria, etc.
  • Trata que la parte comestible no toque el suelo.
  • Limpia los restos de plantas (hojas) y elimina las partes de las plantas afectadas, evitando el desarrollo de hongos.
  • Usa sólo agua potable para el riego del huerto.
  • Usa pesticidas y fungicidas de tipo natural, ya que son especiales para evitar el desarrollo de hongos, pulgones y hormigas, y además no afectan el estado de las plantas. Estos pesticidas naturales se pueden preparar con infusiones de productos como ajo, cebolla y lavanda, entre otros.

Es importante tener cuidado al usar fertilizante, ya que este elemento puede hacer perder la inocuidad a las plantas. Por ello, los fertilizantes a utilizar en un huerto casero deben ser colocados en las bases de las plantas y no sobre ellas (hojas), ya que los agentes químicos quedarán en éstas, pudiendo pasar a constituirse en un peligro químico. Por ende, si se desea evitar el desarrollo de plagas, como pulgones y hongos, entre otros, y mantener la inocuidad de los alimentos, es recomendable el uso de productos naturales y no tanto de químicos.

Otro de los elementos a tomar en cuenta es que se debe regar con agua potable, ya que con ello se mantiene un óptimo estado sanitario. “Se debe considerar que si el agua de riego no es potable, la posibilidad de bacterias es alta, siendo principalmente la Escherichia coli la más recurrente, por ser originaria de las heces de los animales de sangre caliente”, advierte la experta.

La recomendación es siempre lavar y sanitizar las verduras, lo cual se puede hacer de forma doméstica al introducir una cucharadita de cloro al lavadero con ¾ de agua durante tres minutos y luego enjuagar.

Comentarios